Disfrutando lo que tenemos ahora

¿Cuantas veces hemos escuchado el refrán que dice, “Más vale pájaro en mano que cien volando” ? Seguro que esta no es la primera vez y  hemos pensado que debe ser así, sin embargo muchas veces no valoramos lo que tenemos porque nos enfocamos en lo que esperamos o deseamos conseguir.

Entiendo que establecer metas  y visualizarlas es una herramienta poderosa. Pero una característica de estos tiempos es pensar que todo es instantáneo y desechable, es premiado y aplaudido que estemos un paso delante de todo, siendo raudos y veloces en lo que emprendemos enfocándonos en el siguiente paso. Pero ésta urgencia, lejos de hacernos seres efectivos, nos puede impedir enfocarnos en el presente y disfrutar cada instante apreciándolo y valorándolo en su justa medida, limitándonos en nuestra capacidad de vivir en agradecimiento. Así que la reflexión de hoy va por ese camino.

Una vez más al regar las plantas del balcón he recibido una nueva enseñanza, esta vez fueron los lirios. Hace dos días me di cuenta que en la cepa de uno de los lirios matizados brotaba una flor. Estas flores duran varios días en salir y luego que abren tardan un par de días más antes de marchitarse. Había cuidado con empeño esta canasta, así que esta vez las disfrutaría en su proceso completo día tras día hasta ver la flor.

Tenía ya varios días observándola con detenimiento y  no fue sino hasta hoy en la mañana al ver que había crecido bastante, que dándole la vuelta a la canasta  para regarla, fui presa del asombro.  Justo detrás de este lirio había un tallo doble de flores abierto en el bulbo vecino que estaba hacia la parte trasera. iNo lo podía creer! Llevaba ya tres días observando en crecimiento el brote y no me había percatado de esta flor que estaba en todo su esplendor con su color rojo y blanco tan llamativo.

¿Cuantas veces nos pasa en nuestro día a día, vamos en el camino preocupados por la llegada, tanto pero tanto, que nos perdemos todo lo que pasa en el transcurso del viaje?

Queremos una casa más grande con patio y no arreglamos el apartamento como realmente queremos; queremos rebajar unas cuantas libritas y no estamos arreglándonos como quisiéramos porque eso lo haremos cuando rebajemos. Este trabajo es mientras tanto, pero algún día tendré el que quiero y seré feliz .

Todos los deseos que pueden ser buenos y válidos, pero no deben impedirnos vivir a plenitud el presente, que como su nombre lo indica es un regalo.

La idea no es que seamos conformistas sino todo lo contrario que estemos enfocados y alertas con todos nuestros sentidos. Que tengamos un corazón agradecido por todo lo que podemos disfrutar y contar nuestras bendiciones cada día. Detenernos a observar cada color que presenta el cielo, cada olor de las flores al pasar, cada nueva risa, la brisa fresca, todas las muestras de cariño y cuidado que nos son dadas y que quizás no estamos viendo por prestar toda nuestra atención a lo que ha de venir.

¿Y tu estás disfrutando tu regalo HOY?

Gracias Señor porque cada día nos permites descubrir tu justa presencia en las pequeñas cosas, permite que seamos más conscientes y agradecidas de tu gran misericordia, Amén

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *