El Cumple Soñado de Isabel

Había, más de una vez, una mujer llamada Isabel. Era una esposa dedicada, ama de casa, madre, hija, amiga y emprendedora. Era muy detallista y siempre procuraba agradar a todos en fechas especiales.

Se acercaba su cumpleaños y días antes, escuchó a su esposo Guillermo comentar por teléfono:

– Todo está preparado y va a ser una gran sorpresa.

Se trata de una fiesta sorpresa para mi ¡Que emoción!–pensó Isabel.

Empezó a preparar todo. Fue a la tienda y compró un vestido nuevo, escogió los accesorios  e hizo una cita en la peluquería. Poco a poco fue imaginando cada detalle; quienes estarían, como sería la comida, el bizcocho, la decoración y estaba henchida de emoción.

Procuraba descubrir algunas pistas pero no encontraba ninguna. Así que decidió continuar simulando que no sabía nada.

Hasta que por fín llegó el día.

Guillermo despertó a Isabel con música y un hermoso desayuno en el jardín. Como regalo, le entregó una magnífica y exótica especie de orquídea que había sido el objeto de una búsqueda exhaustiva, por parte de Isabel meses atrás. Ella, no podía creer que tenía el mejor esposo del mundo, ya que, además de haberle preparado una espectacular fiesta sorpresa con sus amigos y familiares, también se había tomado todas estas molestias para que ella empezara el día de su cumpleaños feliz. ¡Que maravilla!

Durante el día hubo un desfile de llamadas, mensajes y detalles para hacer que Isabel se sintiera querida y especial. Pero ella sólo pensaba en su fiesta y en si esa persona que la llamaba estaría ahí para celebrar.

Finalmente llegó la noche. Ella impecablemente arreglada esperaba en la entrada que llegara Guillermo e imaginaba dónde la llevaría engañada para sorprenderla. El llega retrasado ya que se detuvo en el camino a buscar la película preferida de Isabel, para concluir el día con una noche especial, solos los dos, como ella le había pedido hacía unos meses que quería celebrarlo. 

Trágicamente lo que pudo haber sido un esplendoroso día lleno de amor, de preciosos detalles y muestras de afecto, se convirtió en una gran desilusión porque simplemente las expectativas minimizaron todo lo demás y mientras ella soñaba con su fiesta sorpresa, no valoró los detalles que recibió durante todo el día.

Fin

Para que vean lo que pueden hacer las expectativas y las suposiciones les compartí esta historia (cualquier parecido con la realidad pura coincidencia, jajaja). Mi deseo es que puedas comprender que en la medida en que nos comunicamos efectivamente y aceptamos lo que el otro tiene para darnos sin expectativas, disfrutaremos plenamente cada instante como un regalo en todas nuestras relaciones  y en especial con nuestra pareja.

Nota: Una de las forma de descubrirnos y de comprender la manera en la que nos sentimos amadas y demostramos amor, está explicada en el libro: Los 5 lenguajes del amor. Totalmente recomendado.

Entonces: Si existieran las bolas mágicas para ver lo que el otro piensa, fuera el objeto más vendido, así que pregunta, no hagas suposiciones, que usted no es adivina y di lo que piensas que el otro tampoco lo es!

Esperemos confiadas sólo en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo en quien todas nuestras expectativas serán llenadas sobreabundantemente por la eternidad.